Feeds:
Entradas
Comentarios

La monja espirituana Esther Margarita Ferrer mientras atiende ancianas en el Hogar de su Congregación

La visita del Sumo Pontífice, Benedicto XVI, resulta todo un acontecimiento para la comunidad cristiana y para los cubanos en general: la monja espirituana Esther Margarita Ferrer Calvo, hermana de la Congregación Siervas de San José, comentó a esta blog que espera se aproveche la oportunidad para unirnos y buscar en el mensaje del Santo Padre lo que nos puede hacer crecer como personas.

Como resultado del encuentro, también aspira a que este pueblo crezca en la Fe, “una fe que nos haga ser mejores hermanos y hermanas”. La Congregación de las Siervas de San José participará en la Santa Misa, que se oficiará en la Plaza de la Revolución José Martí, junto a miles de creyentes y no creyentes que acudirán a la cita con respeto y amor. Seguir leyendo »

Cuando joven sólo pedía amar y ser feliz, pero con los años aprendí que para el ser humano existe un don mucho más preciado: la salud. Sin un estado saludable del cuerpo y el alma no nos encontramos ni siquiera aptos para amar y ser feliz. La salud resulta un tesoro, casi un bien divino y todas las personas merecen cuidarla.

Sólo que los servicios de salud se encarecen cada vez más en el mundo y recibir asistencia médica e incluso realizarse el más elemental examen cuesta casi una fortuna. Cuba sortea todos los días los múltiples obstáculos de su crisis económica para cuidar de sus ciudadanos. Seguir leyendo »

20 veces no

Niños enfermos con cáncer que necesitan citostáticos y el bloqueo norteamericano demora su adquisición; otros pequeños que se debaten entre la vida y la muerte en una operación a corazón abierto pues las empresas norteamericanas no pueden vender a la isla dispositivos para intervenir cardiopatías congénitas complejas. Sólo dos ejemplos de los más aberrantes. El bloqueo no es un fantasma.

Desde hace casi 50 años coge literalmente por el cuello a la economía nacional y por ende a los cubanos. Algunos prefieren llamarlo embargo, para disimular. Como se llame, nada más parecido a una puñalada trapera, a un chantaje, a un intento de homicidio de una nación entera. Seguir leyendo »

Magalys Viñas Dorta, de las pocas mujeres que dirigen una cooperativa en la provincia.

Va por la vida con el alma en la mano. Manda con autoridad, pero sin órdenes. Lleva botas de goma, camisa de mangas largas, pañuelo y sombrero, como buena castiza de la finca Santa Rita. Su instinto, sensible y sin artificios, nace desde el estreno mismo del mundo. Guajira de pico fino, ajena a enciclopedias y discursos. La acompaña una sola fórmula como alfa y omega de su presidencia: el instinto propio y la sabiduría de los otros. Seguir leyendo »

Garbanzos de hielo

Durante este año en la provincia se han reportado varias granizadas.

Dicen que en Sancti Spíritus el récord se lo llevó aquella granizada que cubrió como falsa nevada unas 60 caballerías en los alrededores de los poblados de Corina y Alfonso, en Fomento, el primero de abril de 1986. Los reportes del periódico Escambray de entonces dan fe gráfica de una gruesa capa de hielo con más de 1 metro que cubría una cañada en ese sitio.

Los lugareños describían la gran nube de embudo que revoloteó sobre la zona sin tocar tierra y los pedriscos de entre 4 y 5 centímetros que arrasaron con las vegas de la comarca, derribaron árboles, destruyeron totalmente tres viviendas y dañaron otras 90 y una veintena de casas de tabaco, además de provocar la muerte de un pequeño cerdo por congelación. Las autoridades locales calcularon las pérdidas en más de 104 000 pesos.

Pero aquí, como en el resto de Cuba, los granizos no constituyen esa rareza exótica que despierta la curiosidad de los niños y la preocupación de los adultos: solo durante los meses de mayo y junio, en la provincia se reportó una docena de ellas, cifra absolutamente relativa pues solo se conocen cuando algún testigo lo comunica al Centro Meteorológico Provincial. Seguir leyendo »

Desenlace en el coliseo

Por fin comenzó la dilatada reconstrucción del teatro espirituano.

Aunque las huellas de las celebridades, de tantos y tantos aplausos casi se apagaron con el tiempo y la fatalidad, cada noche los espíritus invocan otro apogeo de las artes tras la fachada del Teatro Principal, donde aún se desborda aquella pasión diabólica del violín ya decadente de Brindis de Salas; resurge el vals sobre olas moribundas del indígena Juventino Rosas; y a hurtadillas se asoman auténticos fantasmas desde el saco de José Antonio Rodríguez.

Quizás el linaje de tan ilustres expresiones artísticas entretejidas sobre ese mínimo proscenio o la persistencia feroz de los espirituanos -de quienes se dice guardan entre sus tradiciones un regusto especial por la escena-, evitaron a última hora el entierro definitivo de uno de los coliseos más antiguos de Cuba, que hoy por fin se encuentra sometido a esencial reconstrucción. Seguir leyendo »